Menor que contrajo el VIH en el Instituto Nacional de Salud del Niño, falleció en el 2018 sin gozar de justicia. Hoy su madre continúa su batalla para que el Ministerio de Salud cumpla con la decisión judicial y no dilate más el proceso.

Escribe: Marlon Castillo Castro/ Conexión Vida 

Lima, Perú.- En una humilde casa a medio construir en el distrito limeño de San Juan de Lurigancho, vive Clementina Tinoco Simbrón, madre de 5 hijos, ahora dedicada a hacer servicio de movilidad manejando una mototaxi. Durante once años su vida fue trastocada al punto de intentar en más de una oportunidad quitarse la vida, junto a su pequeño David que en aquel entonces tenía 8 años.

En febrero del 2010 Clementina intentó lanzarse desde un tragaluz del Instituto Nacional de Salud del Niño (Hospital del Niño de Breña) con su hijo en brazos. No logró su cometido gracias a que la madre de otro menor que se encontraba en el hospital, la animó a no hacerlo.

Horas antes se había enterado que supuestamente tenía VIH y que le había transmitido el virus a su hijo, que se encontraba internado debido a problemas por baja de azúcar en su organismo. 

“Cuando yo regreso encuentro a mi hijo cercado y apartado. Pensé que se había caído, pero cuando voy avanzando una licenciada se me acerca y me dice, señora usted no conversar con nadie … debe apartarse por que usted tiene Sida, por que su hijo salió con un diagnóstico de VIH”, expresó Tinoco. 

David, antes de vivir el calvario de enfermar y contraer el VIH en el hospital del Niño
David, antes de vivir el calvario de enfermar y contraer el VIH en el hospital del Niño

El personal de salud responsabilizó a Clementina como si ella fuese la culpable de haberte transmitido el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), sin embargo cuando logró estabilizar sus emociones la madre recordó que semanas antes le habían realizado una prueba de VIH para devolver la sangre donada para transfusión  de sangre que le practicaron a David en una intervención que no se realizó. Fue ahí cuando empezó a dudar que ella pudiera haber transmitido el VIH a su niño.

Luego que se advirtiera que el menor pudiera haber adquirido el virus durante la transfusión de sangre u otra práctica médica, el hospital empezó una carrera por tratar de librar cualquier responsabilidad, evitando decir que había un diagnóstico definitivo de VIH para el menor.

Nueve meses después de haber recibido la noticia que su hijo tiene VIH, se enteró que el pequeño no había sido medicado con tratamiento antirretroviral, aún estando en estadío Sida. 

La historia clínica señala a fines de enero del 2010 los médicos ya sabían que David tenía VIH y recién en el mes de octubre al enterarse por un médico que el diagnóstico de VIH era confirmado y definitivo, llegó al día siguiente a llamar la atención en el área de infectología para que le den tratamiento a David.

David ya no pudo valerse por sí mismo / Foto: álbum familiar
David ya no pudo valerse por sí mismo / Foto: álbum familiar

“Le dije doctora, ¿cómo es esto? Si está cien por ciento confirmado (que tiene VIH) por qué usted por que no le ha dado los retrovirales … Ella me dijo que se debía hacer análisis”, recuerda la madre de 45 años.

Tanto Clementina y su esposo (que el año pasado falleció por el coronavirus), se realizaron varias pruebas de VIH y todas resultaron negativas, médicos legistas llegaron al hospital para examinar al pequeño y determinaron que no hubo agresión por violencia sexual, por lo que quedaba claro que fue en el hospital que David contrajo el virus.

Clementina hizo su propia investigación. Reunió pruebas, sacó copia de la historia clínica y se acercó a instituciones que defienden este tipo de casos para emprender una demanda por la vía civil contra el Ministerio de Salud. En el 2017 toma el caso la organización Derecho, Justicia y Salud que dirige el abogado Mario Ríos Barrientos y generó que se agilice el caso, ya que la salud de David cada vez empeoraba.

Mientras estaba en el proceso judicial, a David le da neumonía y fallece a los 16 años. No pudo desarrollarse y tras los episodios del año 2010, quedó sin poder caminar y hablar.

David falleció con neumonía en el Hospital del Niño. Su crecimiento se detuvo a los 8 años de edad.
David falleció con neumonía en el Hospital del Niño. Su crecimiento se detuvo a los 8 años de edad. Foto del álbum familiar

“Mi hijo hasta antes que le diagnosticaron con VIH, podía correr, jugar y estudiar. Iba al colegio, era muy inteligente. Pero cuando empezó a enfermarse yo lloraba junto a él por que cada vez que le ponían las sondas era un gran dolor, no le encontraban la vena… Mi hijo sufrió mucho y eso nunca lo voy a olvidar“, dice Clementina contemplando el álbum de fotos de David.    

Descarga la sentencia del caso aquí 

El 18 de diciembre de 2019 el Poder Judicial emitió su primera sentencia a favor de Clementina Tinoco, tras la muerte de David. Se resolvió solicitar una indemización por daño moral y se ordenó al Ministerio de Salud pagar 200 mil soles como reparación, pero la Procuraduría del Ministerio de Salud apeló el fallo, responsabilizando nuevamente a la madre de David y precisando que no se había acreditado que la transmisión del niño hubiera sido en el hospital, pese a las evidencias.

Tras ir nuevamente a un proceso y revisar las pruebas y argumentos del MINSA, la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima volvió a declarar fundada en parte la demanda y ordena indemnizar a Clementina por daño moral, ahora por 400 mil soles.

La sentencia fue notificada el 17 de noviembre de este año, horas después que se realizara una audiencia virtual, en la que ambas partes expusieron su caso. 

Sentencia del Poder Judicial a favor de Clementina Tinoco.
Sentencia del Poder Judicial a favor de Clementina Tinoco.

Sin embargo, el abogado Rios Barrientos explica que el caso puede dilatarse si el Ministerio de Salud decide presentar un recurso de casación mediante la Procuraduría del MINSA, la cual tendría por objeto anular la sentencia judicial. 

“El ministro de Salud Hernando Cevallos, debería pedir a la Procuraduría no continuar con el proceso y acatar el fallo para indemnizar a la señora y pedir las disculpas públicas que corresponde. El ministro debe demostrar que está en una gestión que defiende al ciudadano, al paciente y usuario. Sabemos que este caso no se ha dado en su gestión, pero debe ahora como titular del pliego ser responsable en reparar el daño causado”, declaró Mario Ríos.

En ese sentido calificó de “frialdad absoluta” que a la señora Clementina Tinoco ni siquiera hubiera recibido ayuda psicológica para enfrentar el diagnóstico de su hijo David, ni su posterior muerte.

CASOS SE REPITEN

El caso de David, nos hace recordar a los ocurridos en el año 2004 en la Maternidad de Lima, donde 8 niños a quienes le hicieron transfusiones de sangre, resultaron con VIH.

Luego aparecieron otros casos, en distintos hospitales de Lima y Callao, lo que hizo que el Ministerio de Salud anuncie declarar en emergencia el sistema de banco de sangre en los hospitales.

La última denuncia  aparecida en un medio fue la de Lidia Rodríguez, quién denunció en diversos programas de televisión que ella y su bebé fueron fueron diagnosticados con VIH producto de transfusiones de sangre en el  Instituto Nacional Materno Perinatal en enero de 2020. Su caso aún se encuentra en investigación.

Video del caso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí